Si hay una frase que a las mujeres nos han repetido hasta la saciedad y que hemos normalizado e interiorizado a lo largo de los años a fuego, desde el momento en que nos aparece el primer periodo es que la regla duele, que es una circunstancia a la que debemos acostumbrarnos y que nos ha tocado sufrir por el simple hecho de ser mujer.

Sin embargo, aunque es cierto, que la regla tiende a generarnos ciertas molestias o incomodidades durante el periodo premenstrual y los primeros días, deberíamos preocuparnos y consultar con nuestro ginecólogo, si vemos que dichas molestias se tornan en dolores intensos que no cesan y que además van acompañados de abundantes sangrados de forma reiterativa cada mes.

¿La razón? puede que detrás de todo ese implacable dolor, que sufrimos en silencio.

Entre el 20 y el 50% de las mujeres, se encuentre una enfermedad ginecológica crónica desconocida por gran parte de la sociedad llamada endometriosis,

Una patología que nos impide vivir con normalidad e incluso quedarnos embarazadas y que, por tanto, es necesario tratar durante nuestra etapa procreativa, pero ¿sabemos qué es, qué la causa, cuáles son sus síntomas o cómo tratarla para lidiar y combatir los problemas de infertilidad?  ¡A lo largo de este post el equipo de FIV4 te aclarará todas tus dudas punto por punto!

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es la presencia de tejido endometrial fuera del útero, que se ubica la mayoría de las veces en la zona pélvica y que se desarrolla en base a las hormonas del ciclo menstrual, evolucionando de forma cíclica y provocando mucho dolor y sangrado. Se trata de una patología inflamatoria, crónica, difícil de detectar, de la que no se conocen las causas exactas, que puede crear adherencias entre órganos y que puede presentarse en diferentes grados, afectándonos de forma mínima, leve, moderada o severa.

Qué es la endometriosis
Síntomas de la endometriosis

Cómo saber que tenemos endometriosis: Síntomas identificativos

Como ya hemos indicado anteriormente, una de las características comunes que se suelen dar cuando se tiene esta enfermedad, en principio benigna y que por tanto, debe hacernos sospechar de su presencia son los fuertes dolores abdominales, que en ocasiones, pueden llegar a ser invalidantes y afectarnos en gran medida a nuestra vida personal. Pero existen más síntomas claros y son los siguientes:

  • Dolor durante la regla. El dolor menstrual, conocido también como dismenorrea es uno de sus síntomas principales que aparece, por lo general, pocos meses después de la primera regla y que va aumentando progresivamente con el tiempo debido a la formación de prostaglandinas, causantes de las fuertes contracciones uterinas.
  • Sangrado uterino fuera del ciclo. Otro factor bastante habitual es que se produzcan sangrados muy abundantes y anómalos, es decir, que pueden aparecer fuera del periodo de regla normal.
  • Relaciones sexuales dolorosas. Al tener inflamadas algunas zonas afectadas por la endometriosis, esto nos puede provocar mucho dolor durante nuestras relaciones sexuales, debido a la presión que se produce en esas partes durante la penetración vaginal.
  • Problemas de esterilidad o infertilidad. En algunas ocasiones, sufrir esta enfermedad puede ocasionarnos problemas reproductivos, dificultando la posibilidad de quedarnos embarazadas o de aumentar el riesgo de aborto, debido a que la inflamación del abdomen, impide la unión entre el óvulo y el espermatozoide y por tanto no desarrollar una correcta ovulación.

Tratamientos para paliar los efectos de la endometriosis

Aunque la endometriosis es una patología que se suele tardar en diagnosticarse, lo cierto es que cuando ya te comunican de forma definitiva que la tienes y sus consecuencias, tras realizar una primera exploración, un estudio histológico mediante laparoscopia o a través de una ecografía transvaginal, es normal que en un primer momento se te caiga el mundo encima. Sin embargo, la buena noticia es que a pesar de tener que asumir que vamos a convivir con ella durante mucho tiempo, los efectos y el dolor es posible paliarlos con los siguientes tratamientos:

  • La píldora anticonceptiva.
  • Intervención quirúrgica no invasiva a través de laparoscopia en casos severos.
  • Con fármacos antiinflamatorios.
  • La histerectomía como última opción.

Endometriosis e infertilidad

Aunque padecer endometriosis es una de las causas que puede dificultar la maternidad en la mujer, afortunadamente en la actualidad existen diversas técnicas que permiten, no sólo, mantener la esperanza, sino además cumplir con el sueño de quedarnos embarazadas, preservando nuestra fertilidad. A continuación te exponemos algunos de los tratamientos:

  • Vitrificación de ovocitos. Este método es ideal para aquellas mujeres que aún no se han sometido a cirugía.
  • Reproducción asistida.

Conclusión

Si estás pensando en ser madre pero formas parte de ese 10% de mujeres que se ve obligada a convivir y a sufrir de endometriosis en edad fértil, hasta el punto de ver afectada tu vida personal, laboral o incluso tu proyecto familiar, no dudes en acudir y consultar tu caso con nuestro equipo de profesionales especializados en técnicas de reproducción asistida y de fecundación in vitro. Te daremos la mejor solución adaptada a ti.