El ajetreado ritmo de vida, unido a las altas exigencias laborales que nos imponemos para alcanzar nuestras metas, es una de las razones por las que tendemos a planificar y a retrasar el momento del primer embarazo hasta edades más avanzadas. Sin embargo, esta decisión conlleva que las parejas tengan cada vez más dificultades a la hora de concebir de forma natural y que, por tanto, se planteen acceder a efectivas técnicas de reproducción asistida, como es el caso de la inseminación artificial, Fecundación In Vitro o ICSI.

Pero antes de dar este importante paso es fundamental conocer las causas que provocan la infertilidad mediante un estudio integral de fertilidad, que se realiza para elegir y diseñar de forma personalizada la técnica reproductiva que mayores tasas de éxito ofrezca a la pareja. ¿Sabes qué es un estudio de fertilidad? ¿Cuál es su objetivo? ¿A quién va dirigido? ¿En qué consiste exactamente? ¿Qué tipo de pruebas incluye?

¿Qué información y pruebas integran un estudio de fertilidad?

Se trata de una serie de entrevistas y pruebas médicas realizadas por un equipo especializado en reproducción asistida, dirigido tanto a mujeres jóvenes que desean conocer su estado de fertilidad para planificar el momento de la maternidad como a aquellas parejas que superan los 35 años o que llevan más de un año intentando ser padres sin éxito. El objetivo de este estudio es determinar las razones fisiológicas o genéticas que les impiden lograr el embarazo. En ambos casos, el estudio integral de fertilidad ha de estar compuesto por los siguientes elementos:

1. Entrevistas previas

En la primera visita médica, el especialista en fertilidad procede a formular una serie de preguntas que permitan saber si existe algún tipo de, anomalía, patología o enfermedad que afecte a su infertilidad. A través de esta entrevista se pretende conocer de forma detallada el historial médico de ambos miembros de la pareja, antecedentes relacionados con su salud personal y familiar, factores ambientales, laborales, hábitos de vida que puedan resultar perjudiciales para la fertilidad, si siguen algún tratamiento médico o farmacológico, frecuencia con la que mantienen relaciones sexuales, desde cuándo están intentando concebir o si existen habitualmente problemas de impotencia o eyaculación precoz para finalmente determinar un tratamiento de fertilidad adecuado.

2. Pruebas y exámenes médicos generales y específicos

Durante la primera consulta se procederá a realizar un examen físico a la pareja compuesto por diversas pruebas médicas y una recogida de muestras de sangre básicas a las que se someterán ambos y de otras complementarias, si fuera necesario. Entre los exámenes de carácter común destacan los análisis de sangre que recaban toda información relacionada con el grupo sanguíneo de la pareja, su factor RH, factores bioquímicos, de coagulación y serología para descartar enfermedades infecciosas, los análisis hormonales que detectan anomalías en los niveles de FSH, Estradiol, LH, progesterona, testosterona y por último, los cariotipos que revisan los patrones cromosómicos para encontrar las razones de su infertilidad.

Respecto a las pruebas específicas que se realizan a nivel individual destacan las que evalúan la morfología y funcionamiento tanto de las zonas genitales como de las diferentes partes del sistema reproductor femenino y masculino con el objetivo de identificar las posibles anomalías y causas que explicarían la infertilidad. A continuación, te exponemos el tipo de pruebas que se solicitan para completar el estudio de fertilidad. En el caso del estudio de la mujer serían necesarias las siguientes pruebas:

  • Examen genital y pélvico. Esta prueba evalúa la forma, tamaño, aspecto y posición del útero y señala si existe alguna situación anómala a destacar en la zona.
  • Ecografía transvaginal mediante ultrasonidos. Ofrece datos precisos sobre la morfología del útero, del endometrio y sobre el funcionamiento ovárico durante el ciclo menstrual.
  • Radiografía pélvica o histerosalpingografía. Mediante esta prueba es posible conocer si las trompas de falopio están obstruidas.
  • Examen endoscópico o Histeroscopia. Permite visualizar de forma exacta el interior del útero para detectar posibles alteraciones que impidan la implantación de embriones.
  • Biopsia endometrial. Esta muestra sirve para saber si hay infecciones o problemas en el endometrio.

Por otro lado, para completar el estudio de fertilidad del hombre sería necesario añadir otra batería de pruebas similares. Nos referimos a las siguientes:

  • Análisis de semen o Espermiogerama. Permite estudiar la cantidad, calidad y morfología de los espermatozoides.
  • Examen testicular. Analiza el tamaño, consistencia y si existe alguna irregularidad o infección en los testículos.
  • Test REM. Esta prueba se encarga de realizar un recuento de los espermatozoides móviles (REM). Es decir, contabiliza los que son útiles para poder someterse a  técnicas de reproducción asistida.
  • Biopsia testicular. Esta punción permite obtener un análisis completo de semen.

3. Resultados diagnósticos y programación de tratamientos de fertilidad

Una vez que hemos recabado toda la información para el estudio integral de fertilidad es necesario esperar entre tres y cuatro semanas para obtener el diagnóstico definitivo.

En el 60% de los casos los resultados dan negativo, lo que significa que se desconoce la causa que provoca la infertilidad en la pareja

Otras veces, el 30% aproximadamente, los resultados indican que todo está normal. En definitiva, cualesquiera que sean los resultados ofrecen a los médicos especialistas información muy útil que les permite valorar, diseñar y programar a posteriori el tipo de tratamiento de reproducción asistida que es necesario aplicar a la futura madre con el objetivo de lograr el embarazo deseado.

En definitiva, un estudio integral de fertilidad es una herramienta fundamental a la hora de planificar el tratamiento de reproducción asistida que mejor se adapte la pareja y que mejores tasas de éxito consiga.

Por eso, desde FIV4 hemos desarrollado un protocolo médico propio que incluye un exclusivo test de fertilidad. Así, logramos diagnosticar las causas de la infertilidad para orientar y ayudar a las parejas que acuden a nuestra clínica a cumplir su sueño de ser padres.