Durante nuestra etapa reproductiva, las mujeres contamos con 400 óvulos aproximadamente procedentes de la propia ovulación. Esta reserva ovárica va disminuyendo conforme cumplimos años, reduciendo las posibilidades de quedarnos embarazadas de forma natural.

Así que, teniendo en cuenta la importancia que el factor biológico tiene en nuestra fertilidad, si la paciente supera los 35 años y está deseando tener hijos sería recomendable que acudiese a su ginecólogo para someterse a una ecografía transvaginal y a una analítica de la hormona antimuleriana (AMH) con el objetivo de evaluar la calidad y la cantidad de ovocitos susceptibles de fecundarse con éxito.

Si las pruebas revelan un fallo ovárico o que tenemos óvulos de mala calidad es el momento de plantearse, si así lo deseamos, la estimulación ovárica mediante técnicas de reproducción asistida. Por ejemplo, la Fecundación In Vitro, acudiendo a la donación de óvulos si fuera necesario.

Si además queremos cuidar bien de nuestra reserva ovárica y potenciar la calidad de nuestros ovocitos de forma natural, con el objetivo de aumentar nuestras posibilidades de embarazo, podemos lograrlo mediante hábitos de vida saludables y una alimentación equilibrada.

¿Quieres saber qué alimentos te pueden ayudar a mejorar la calidad de tus óvulos? ¡No te pierdas los consejos que el equipo de FIV4 tiene para ti!

Alimentos fundamentales para mejorar la calidad de tus óvulos

Es de sobra sabido (numerosos estudios de universidades como la de Harvard lo avalan) que la dieta mediterránea (compuesta por fruta, verduras, pescado y legumbres) es una de las mejores para aumentar las posibilidades de embarazo. Por tanto, además de otras prácticas saludables como el deporte, también existen determinados alimentos que ayudan a segregar hormonas, entre ellas la FSH, encargadas de madurar los óvulos. ¿Quieres saber cuáles son?

  • El aguacate. Su alto contenido en grasas y su vitamina E mejora la fertilidad y aumenta el éxito de los tratamientos.
  • Nueces. Son frutos secos que contienen selenio y antioxidantes, favoreciendo con ello la calidad de los óvulos.
  • Vegetales de hoja verde. Espinacas, lechugas y canónigos, entre otros, son ricos en calcio, ácido fólico y hierro. Son perfectos para acercarnos a nuestro objetivo.
  • Arándanos. Ayudan a que el embrión se implante en el útero, mejorando su revestimiento.
  • Legumbres. Sobre todo, lentejas y alubias, por su alta dosis en hierro, ácido fólico y fibra, elementos necesarios para ovular mejor.
  • Frutas naranjas y amarillas. La piña, la calabaza, el melocotón o las zanahorias están cargadas de betacaroteno, sustancia que protege el exterior del óvulo.
  • Canela. Potencia la creación de óvulos, mejora su función y es ideal para mujeres con ovarios poliquísticos.
  • Granada. Es un alimento perfecto ya que contiene un montón de estrógenos vegetales relacionados con la fertilidad.
  • Alcachofa. Una aliada perfecta para reducir el riesgo del Síndrome del Ovario Poliquístico, una de las principales causas de infertilidad femenina.

Factores negativos que disminuyen la calidad ovárica

Además de tener una avanzada edad, existen también otros factores que influyen negativamente en la fertilidad de la mujer, disminuyendo su reserva ovárica y por tanto, la posibilidad de un embarazo. Son los siguientes:

  • Elementos ambientales y la contaminación. Contribuye al atrofiamiento de los óvulos, haciéndolos portadores de anormalidades cromosómicas.
  • El tabaco. Responsable de la disminución de óvulos y de la aparición de patologías como, por ejemplo, el ovario poliquístico y la endometriosis.
  • La radiación. Tratamientos de radioterapia y quimioterapia contra el cáncer también afectan a los ovarios. Incluso pueden ser la causa de una menopausia temprana.
  • Algunas infecciones. Por ejemplo, las provenientes del tracto genital o las pélvicas.
  • Anticonceptivos.
  • Enfermedades genéticas. El Síndrome del X frágil es una de ellas, desencadenando el desarrollo de falla ovárica prematura.
  • La obesidad. Es un factor que influye en la fertilidad femenina, ya que se altera la calidad del ovocito y del embrión, afectando al entorno uterino.
  • El alcohol.
  • Los pesticidas.

Conclusión

Es importante recordar que seguir una forma de vida saludable y prestar especial atención a los alimentos que comemos nos va a ayudar muchísimo a mejorar la calidad de nuestros óvulos. Pero si con ello y todo no hemos conseguido quedarnos embarazadas, entonces es hora de analizar las causas con tu ginecólogo de confianza. Y si lo deseas, explorar todas las oportunidades que te brinda la ciencia para ser madre. ¿Estás pensando en someterte a técnicas de reproducción asistida? No dudes en consultarnos y pedir cita en nuestras clínicas especializadas ¿Quieres que hablemos?