Según la Asociación Española contra el Cáncer, aparecen 25.000 nuevos casos cada año en nuestro país. Una enfermedad que cada año mejora sus datos de supervivencia gracias a la investigación médica.

Una de las principales preocupaciones para mujeres diagnosticadas con cáncer, es si podrán ser madres tras los intensos tratamientos. Y es que a causa de la agresividad de estos, se pueden producir daños en los ovocitos, que afectan de manera directa a la capacidad ovárica.

No obstante, en la actualidad preservar la fertilidad para futuras madres ya no es un tema tabú o desconocido, y gracias a los continuos avances en medicina, las mujeres tratadas por un cáncer pueden cumplir el sueño de ser madres, pero empecemos por el principio…

¿Cómo afecta el cáncer a la hora de ser madre?

Existen casi un 25 % de mujeres con cáncer de mama premenopaúsicas (un 5 a 7 % de ellas son menores de 40 años.

Las consecuencias de un tratamiento de quimioterapia son múltiples. En el caso de la fertilidad de la mujer, cuando vuelven a menstruar sufren una disminución de los folículos que se podría comparar a 10 años de envejecimiento reproductivo.

¿Cuáles son las terapias que pueden afectar a la fertilidad?

Existen distintas terapias que pueden causar daños en la fertilidad de mujeres que sean tratadas contra el cáncer.

Radioterapia

La radiación afecta de forma directa al aparato reproductor. Las consecuencias pueden ser importantes y en ocasiones permanentes sobre la fertilidad de la persona.

Quimioterapia

En conjunto con la radioterapia es una de las más agresivas. Lo que ocurre es que al quimioterapia afecta a las células en división del cuerpo humano.

Cirugía

Siempre que no se dañe el sistema reproductor, este no tendría por qué verse afectado.

¿Es posible prevenir?

Todas las mujeres nacen con una serie de óvulos, que van descendiendo a lo largo de su vida. En el caso de los tratamientos de quimioterapia, se habla de daños que pueden afectar de forma irreversible a la función ovárica.

Gracias a los avances que se van dando año tras año, se conocen tres técnicas para preservar la fertilidad antes de tratar un tumor, y es que se ha comprobado que la prevención antes de los tratamientos resulta muy efectiva. En este sentido, en muchos, casos las mujeres que son diagnosticadas recurren a estas técnicas por precaución.

¿Qué técnicas se pueden llevar a cabo para preservar la fertilidad?

Vitrificación de ovocitos

Este procedimiento permite conservar los óvulos, sometiéndolos a bajas temperaturas hasta el momento de la congelación.

Congelación del tejido ovárico

Una opción aún experimental, que consiste en la extracción de todo un ovario, para llevar a cabo la congelación del tejido ovárico.

Transposición ovárica

También conocida como oforopexia en mujeres que quieren prevenir el daño en los ovarios. Antes de comenzar la radioterapia, uno o ambos ovarios junto a las trompas de Falopio se separan del útero y se unen al abdomen para evadir la radiación.

El cáncer, unido al retraso de la maternidad, es uno de los principales desafíos en fertilidad y salud de la actualidad. Informarse, prevenir y continuar con los avances en investigación, son solo algunos pasos para realizar el sueño de la maternidad tras el cáncer.