Cuando conseguir un embarazo de forma natural o mediante la fecundación In Vitro con óvulos propios no ha sido posible tras numerosos intentos, resulta comprensible que a la pareja le invada una sensación de tristeza, que su ánimo decaiga y que incluso se planteen el reto de ser padres como una misión imposible a la que quizá deban renunciar.

Sin embargo, los enormes avances médicos alcanzados durante los últimos años en reproducción asistida han permitido que métodos como la donación de óvulos sea una alternativa que aumenta en más de un 60% la primera vez y tras 3 ciclos, hasta en un 93%, la posibilidad de lograr el embarazo soñado.

Por lo tanto, desde el equipo de FIV4, especialistas en reproducción asistida y fecundación in vitro te animamos a que, aunque otros métodos hayan fallado con anterioridad no pierdas la esperanza ni cierres la puerta al sueño de la maternidad porque aún puedes lograrlo. Así que, si tu deseo de formar una familia es superior al hecho de tener un hijo que comparta vuestros genes, la ovodonación o donación de ovocitos es la opción con mayor índice de éxito que existe. ¿Quieres saber en qué consiste, cuándo es recomendable aplicarlo y qué ventajas ofrece? ¡Te lo explicamos todo a continuación!

Qué es la ovodonación y en qué consiste

La ovodonación o donación de óvulos es una técnica de reproducción asistida en laboratorio para la que, en lugar de utilizar los ovocitos de la paciente, se usan los ovocitos de una donante anónima que cede sus óvulos con el objetivo de ser fecundados con los espermatozoides del semen de la pareja que recibe el tratamiento. Una vez fecundado, el óvulo se convierte en un preembrión que se deposita en el interior del útero, previamente preparado, para que continúe su desarrollo.

Respecto a los preembriones no transferidos, lo que se hace es congelarlos mediante nitrógeno líquido, método conocido también como vitrificación para almacenarlos en un banco de embriones y ser utilizado en ciclos posteriores, en el caso de no conseguir un embarazo en el primer intento.

Se trata, sin duda, de una de las técnicas de reproducción asistida con mayor probabilidad de éxito recomendado para aquellas mujeres mayores de 40 años que no hayan obtenido buenos resultados con otros tratamientos de fecundación in vitro, que hayan alcanzado la menopausia de forma prematura o si tienen anomalías cromosómicas y genéticas que puedan ser transmitidas a su descendencia. Otro factor positivo es que, a diferencia de otros métodos, este es más sencillo, ya que no necesita de estimulación ovárica previa.

Es importante aclarar también que, a la hora de seleccionar a la donante de óvulos perfecta, no sólo se buscará aquella que tenga las características físicas o fenotipos más similares a la de la paciente receptora sino que, además, han de pasar por un exhaustivo control médico muy estricto, basado en una batería de pruebas complementarias para descartar la existencia de enfermedades congénitas, de transmisión sexual, malformaciones o de cualquier otra patología importante que pudiera afectar a la salud del futuro bebé.

Donación de ovocitos

Ventajas de la donación de óvulos

Como ya te hemos indicado anteriormente, los especialistas en fertilidad recomiendan optar por la ovodonación cuando, o bien, ya tienes una edad biológica reproductiva avanzada, lo cual reduce mucho las posibilidades de quedarte embarazada de forma natural, o bien cuando otros tratamientos de Fecundación In Vitro han fracasado.

Teniendo además en cuenta el alto índice de embarazos que se consiguen a través de esta técnica ¿quieres saber las principales ventajas que te ofrece la donación de óvulos? A continuación, te presentamos algunas:

  • Óvulos con la edad reproductiva idónea. Aunque la paciente tenga una edad reproductiva superior a los 40 años, los óvulos donados serán jóvenes, lo que reduce considerablemente el riesgo de abortos derivados de la edad u otras patologías.
  • Se evita la estimulación ovárica. Como en este caso, los ovocitos que se necesitan son los de la donante, será ella y no la paciente que reciba el tratamiento, la que tendrá que someterse al proceso de estimulación ovárica.
  • Tratamiento con una alta tasa de éxito. Al poder garantizar en todo momento una donación de óvulos con una calidad certificada, ya que antes de ser seleccionados como válidos, han de pasar por un estricto proceso médico, la ovodonación se convierte en el tratamiento de reproducción asistida con la tasa de éxito más alta frente al resto de las existentes.
  • Técnica no invasiva y sin dolor. Otra de las grandes ventajas que ofrece la donación de óvulos, además de no tener que someterte a ningún proceso de estimulación ovárica que precise de inyecciones y al no tener que pasar por ninguna intervención quirúrgica, es que tampoco necesitarás de ningún tipo de anestesia ni de sedación. Se trata por tanto de un procedimiento indoloro y cero por ciento invasivo. Lo único que debes hacer es tomar la medicación exigida para preparar tu útero de cara a la recepción de los embriones. Nada más.

 

Conclusión

Si tener un hijo y vivir la experiencia de la maternidad está por encima de la genética y si aún no has cumplido los 50 años, edad límite para poder someterse a este tratamiento de reproducción asistida, la donación de óvulos es la opción perfecta para ti. No tires la toalla ante la posibilidad de ser madre y ponte en manos de profesionales médicos especializados en reproducción asistida para cumplir tu sueño. Si necesitas obtener más información sobre cómo se lleva a cabo todo el proceso en tu caso, contacta con nuestro equipo de FIV4 y disiparemos todas tus dudas.