La OMS estima que cada año aparecen 450 millones de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual.

Las ETS aunque son una causa importante y muy afianzada en relación con la fertilidad, no son la única y tampoco significa con ello que todas las enfermedades produzcan infertilidad, sino que están estrechamente relacionadas. Este tipo de enfermedades se trasmiten cuando las personas tienen relaciones íntimas sin protección.

ETS y fertilidad: ¿qué enfermedades de transmisión sexual llegan a causar infertilidad?

El 70% de los casos de infertilidad suele producirse en mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 39 años y pueden ser bacteriales o micóticas (comúnmente hongos).

Este tipo de enfermedades producen en la mujer una inflamación de la zona pélvica, otorgándole así el nombre de enfermedades inflamatorias pélvicas (EIP), las cuales se localizan en la parte alta del aparato reproductivo femenino, como son las trompas de Falopio, el útero o también en los ligamentos.

Algunas de las ETS más relacionadas con la infertilidad y más comunes  son la clamidia y la gonorrea. Podríamos hablar también de la infección por micoplasma, otra de las 3 más habituales.

Otras ETS que se relacionan con la infertilidad

  • Sífilis
  • Herpes
  • Vaginitis
  • Tricomoniasis.
  • VIH-SIDA
  • Clamydia Trachomatis

Consecuencias de las ETS sobre la fertilidad

En muchas ocasiones se trata de enfermedades asintomáticas que no se aprecian y que la propia persona no sabe que padece. Como hemos contado anteriormente generan complicaciones de salud y problemas de fertilidad. Como en el resto de enfermedades los niveles pueden ser de mayor o menor gravedad.

Lo que provocan este tipo de microorganismos es que se instalan en el moco cervical del cuello uterino (disminuyendo la movilidad de los espermatozoides), también llegan a alterar las trompas de Falopio.

En el caso de los hombres este tipo de problema lo que genera es una disminución en la calidad y cantidad de los espermatozoides, además de alterar el líquido seminal y variar el pH.

Aunque sea un factor preocupante, un alto porcentaje de personas llegará a padecer alguna infección vía sexual a lo largo de su vida. Lo cual no significa que las personas que lo sufren sean menos higiénicas.

En este caso las ETS se reproducen por muchos factores, el aumento de la globalización, la vida moderna, los cambios de pareja…

¿Cómo evitar el contagio de las enfermedades de transmisión sexual que afectan a la fertilidad?

Una de las opciones más efectivas frente a las enfermedades de transmisión sexual, es el preservativo. Aunque un dato curioso es que aunque actualmente,  el alcance a la información y en este caso a los preservativos (que es de un 95% entre los adolescentes) deja mucho que desear y sorprende al conocer la cifra de que solo un 5% de ellos lo utilizan.

Y es que la educación sexual en los más jóvenes, es una acción a la que hoy en día no se le está dando la importancia que merece.

Y aunque pensemos que es del todo primordial, muchas de las enfermedades que afectan al aparato reproductor pueden gestarse durante la adolescencia.