El estrés, la ansiedad o la depresión son, en muchas ocasiones, factores comunes a la hora de concebir. Y es que, aunque en la actualidad existe mucha controversia respecto a este tema, varias investigaciones afirman que los factores psicológicos están directamente relacionados con la fertilidad.

¿Cómo incide el estrés sobre la mujer?

Los cambios emocionales o psicológicos pueden tener un gran impacto sobre el ciclo menstrual o la ovulación. Especialmente la ansiedad puede incidir de manera indirecta en la capacidad reproductiva:

  • Afectando a la regulación del ciclo menstrual.
  • Puede interferir en el transporte de los óvulos.
  • Las deficiencias hormonales pueden afectar al moco cervical, y dificultar la fecundación.
  • La malnutrición.
  • El insomnio, también está muy relacionado tanto en hombres como en mujeres.

Estos son solo algunos desencadenantes que se relacionan con la infertilidad, pero hasta el momento  no se ha demostrado su completa veracidad.

Así es como afecta el estrés sobre la fertilidad

Aunque como ya hemos contado anteriormente, las investigaciones sobre la relación que existe entre los factores psicológicos y la fertilidad son escasos, sí que podemos hablar de una relación directa entre los niveles de estrés y el nivel hormonal, y es que existen diferentes hormonas que se pueden ver alteradas si la situación de estrés o ansiedad se prolonga a lo largo del tiempo.

  • Prolactina

Esta hormona está directamente relacionada con la producción de leche durante la lactancia. Además, puede verse afectada aumentando sus niveles (hiperprolactinemia) si la situación de estrés se mantiene a lo largo del tiempo.

  • Estrógenos

Se trata de las hormonas sexuales femeninas. La reducción del nivel de estrógenos puede alterar la menstruación o llevar a una pérdida de ovulación.

  • Progesterona

Es la encargada de intervenir en la regulación del ciclo menstrual. Su disminución puede afectar también a la falta de deseo sexual.

El estrés durante el tratamiento de reproducción asistida

En la actualidad faltan estudios que arrojen luz sobre este tema que crea tanta controversia, aunque si podemos considerar el estrés o los factores psicológicos un riesgo adicional, recalcando que estos no son el causante de la infertilidad sino la suma de diferentes estados psicológicos que produce el no poder concebir.

Cuando el estrés afecta directamente en un tratamiento de reproducción asistida, nos encontramos con altas tasas de abandono.

Y es que el estrés sufrido durante esta etapa hace que más del 49 % abandonen el tratamiento

Son situaciones de verdadera tensión, las cuales pasan factura a la pareja y, en mayor medida, a la mujer, que incluye la fase de betaespera, período que transcurre desde que se termina el tratamiento de reproducción asistida, hasta que se realiza la primera prueba de embarazo.
Otra de las causas de abandono se deriva de los problemas físicos y el malestar que puede causar el tratamiento. Por ello, el 7 % de las mujeres lo finalizan antes de tiempo.

Lo que varios estudios afirman es que cuando existe una atención psicológica al paciente esto hace descender las tasas de abandono, entre un 55 % y un 22 % durante el primer ciclo, y entre un 80 % y 55 % durante el tercero.

Una situación de estrés prolongada durante el tiempo, puede llegar a afectar a la salud de manera severa. Es por ello que en estos momentos, debemos llevar a cabo mayores cuidados, sobre todo por la salud personal de la paciente y la pareja. En nuestras clínicas siempre recibirás una atención y cuidados personalizados.

Te acompañamos desde el principio hasta el final del proceso, y te damos el apoyo psicológico que necesites en cada momento. ¿Hablamos?